Adicción a los videojuegos: síntomas y tratamiento

La adicción a los videojuegos es el deseo irrefrenable de querer jugar en todo momento, independiente de si es una consola (XBOX, PlayStation, etc.), un ordenador o un teléfono móvil. Es una adicción sin sustancia, como la ludopatía, pero no por ello menos dañina. De hecho, cada vez más personas hacen un mal uso de las consolas y los videojuegos.

Según el informe elaborado por UNICEF, ‘Impacto de la Tecnología en la Adolescencia. Relaciones, Riesgos y Oportunidades’, uno de cada  tres adolescentes en España abusa de Internet y las redes sociales. Según el mismo estudio, uno de cada cinco podría ser adicto a los videojuegos.

Cabe destacar que, desde febrero de 2022, la OMS reconoce la adicción a los videojuegos como una enfermedad mental. Volviendo al estudio, un 31,6% de los consultados reconoce que pasa más de cinco horas en Internet o usando las redes sociales. Respecto a los videojuegos, la mayoría de los consultados juega una media de entre siete y ocho horas a la semana, pero un 4,4% le dedica más de 30 horas semanales.

Es decir, según el informe, uno de cada siete adolescentes de entre 10 y 19 años tiene un problema de salud mental diagnosticado: la adicción a los videojuegos. Sin embargo, no solo son jóvenes los que pueden padecer este trastorno y cada vez es más común la adicción a los videojuegos entre adultos.

¿Cómo saber si soy adicto a los videojuegos?

Independientemente de si hay o no sustancia, las adicciones generan unos síntomas y tienen unos patrones muy similares. Por ejemplo, la cocaína crea ciertos efectos negativos idénticos a los de la adicción a los videojuegos, aunque esta última no tenga los mismos efectos a corto plazo sobre la salud del consumidor.

Te puede interesar:  Por qué soy terapeuta de adicciones

Estas son algunas de la señales más comunes para identificar esta adicción:

  • Pérdida de la noción del tiempo y de la realidad: El adicto puede pasar muchas horas jugando a videojuegos, desatendiendo todo lo demás. Nunca se sacia de jugar, y siempre está dispuesto a hacerlo más.
  • Malestar si no se puede jugar: Las adicciones crean síndrome de abstinencia si no se consume. El adicto puede experimentar: irritabilidad, tristeza, ansiedad y depresión si se le priva de los videojuegos.
  • Deterioro de las relaciones sociales: Las adicciones tienden a ocupar todo el espacio en la vida de los afectados. En este caso, se abandona la vida social y se produce una inmersión en el mundo digital.
  • Peor rendimiento profesional o académico: Se prioriza el consumo de videojuegos sobre el resto de actividades. Al pasar más horas jugando, la capacidad de concentración se merma, se descansa peor y, en definitiva, se pierde el interés por todo aquello que no sea jugar.
  • Problemas de salud: Estar frente a una pantalla todo el día acarrea problemas en la vista y en las articulaciones. Además, si se deja de hacer deporte, los cambios físicos se advierten con mayor premura.

¿Cómo tratar la adicción a los videojuegos?

Es una adicción que requiere un tratamiento cognitivo-conductual. Hay que abordar todo aquello que lleva al paciente al consumo, ahondar en los porqués y crear unos hábitos de vida saludables.

Al contrario que sucede con la tecnología, los videojuegos no son necesarios para vivir en el siglo XXI. Por ello, hay que reorientar al adicto para ayudarle a ver que el ocio es mucho más que jugar a la videoconsola.

Te puede interesar:  Alcohol, el primer contacto con las adicciones

Nuestro tratamiento de adicción a los videojuegos se divide en terapias individuales y grupales. Si crees que tu hijo es adicto a los videojuegos o tú puedes serlo, te animamos a tener una primera consulta con nosotros. Es totalmente gratuita.

adiccion a las drogas

La distorsión mental de las drogas, por un adicto en recuperación

El problema de una adicción a las drogas no es solo los daños que ocasiona en el propio cuerpo, en el entorno, en la familia y amigos, en el trabajo, o en las relaciones sociales, sino en la mente, en la forma de percibir el mundo. Todas las adicciones traen consigo un lavado de cerebro

Cómo ayudar a mi hijo adicto a las drogas

Reconocer un problema es el primer paso para solucionarlo. En el caso de las adicciones, no podría ser más cierto. Sin embargo, es muy difícil darse cuenta de que se tiene una adicción cuando se está inmerso en una. Se produce un lavado de cerebro para obviar los efectos negativos del consumo con el fin

Los efectos a corto y largo plazo del cannabis

Muchas personas consideran que el cannabis y sus derivados (marihuana, hachís, etc.) son casi inocuos, pero nada más lejos de la realidad. Ninguna sustancia, por muy socialmente aceptada que esté, no ocasiona daños al organismo y al cerebro. De hecho, muchos brotes psicóticos y enfermedades mentales entre adolescentes vienen motivados por el consumo de cannabis.

Solicita Tu Cita Sin Compromiso

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible. Tendremos una cita gratuita y sin compromiso donde te informaremos de las posibilidades de tratamiento y diseñaremos un plan a medida adecuado a tus necesidades y circunstancias
Cookie Consent with Real Cookie Banner